Margarita Llada

Margarita Llada

Guía en evolución de la conciencia. Contadora Pública (UBA). Se formó en Sistémica, Matemática, Economía,Ciencias Jurídicas, Psicología, Filosofía, Astrología y Yoga. Se desempeño como: Asesora de Entidades Bancarias; coordinadora de programas de PNUD, docente de la UBA (Facultad de Ciencias Económicas) y del Instituto de Ciencias Empresariales y Ambientales (ISCEA). Consultora en Desarrollo Sustentable y Sistemas Socio-Económicos Integradores. Actualmente, se dedica a la producción literaria , enseñanza y asesoría.

Sábado, 13 Septiembre 2014 22:30

Indice del Poder creador de la conciencia

 Algo más sobre esta obra fundacional del paradigma de la Energía y la Conciencia... 

Esta obra,
un punto de encuentro
del amor que une,
el conocimiento que libera
y las experiencias que transforman,
está dedicada
a mis nietos Agostina, Guadalupe y Bautista,
y a los niños y jóvenes del mundo. 

Agradecimientos
PRÓLOGO

PARTE 1. PISTAS PARA LA EVOLUCIÓN CONCIENTE 

CAPÍTULO I.

CONÓCETE A TI MISMO Y CONOCERÁS EL MUNDO

Iniciando el viaje: la vida tiene mente propia.

El mayor desafío: la travesía.

La verdad: una experiencia intransferible.

Tarea preliminar: la integración de la temida sombra.

  

CAPÍTULO II.

ILUMINANDO DETRÁS DEL TELÓN

Incomprensibles contradicciones

Crisis: una palabra para discernir

Caos y paradojas: tiempos de tensión creativa

Lo simbólico: un entramado misterioso

El poder: la fuerza organizadora de la realidad

El poder simbólico de los mitos

PARTE 2. EVOLUCIÓN PLANETARIA Y HUMANA 

CAPÍTULO III.

INTEGRACIÓN CONCIENTE DE L CONOCIMIENTO HUMANO

Subjetividad del conocimiento humano

Paradigmas y paradojas: un punto de convergencia

Progresar en discernimientos: sistemas y caos

Integración conciente: descubriendo el punto de anclaje

La integración, causa esencial de la adaptación

Perdidos entre objetos: dividiendo el todo en partes

Intencionalidad de las ciencias sociales

  

CAPÍTULO IV.

DEL MAGMA A LAS FORMAS

De la masa planetaria al homos sapiens.

Un viaje de maravillas: Física y realidad.

Universo multidimensional y musical.

¿Un nuevo paradigma?: Energía organizada por la conciencia.

La inteligencia subyacente en las formas.

Etapas vitales de las formas: instancias.

Ciclos en la vida de las formas.

PARTE 3. EVOLUCIÓN DE LAS PERCEPCIONES HUMANAS 

CAPÍTULO V.

SOMOS LO PERCIBIDO . PODE MOS SER LO AÚN NO PERCIBIDO

Las percepciones humanas.

La intuición: mensajera de los dioses.

Experiencias sutiles diferentes de la intuición.

Experimentamos lo que perciben nuestros sentidos.

Roles en la organización de lo percibido.

El sentido común: el menos común de los sentidos.

  

CAPÍTULO VI.

EVOLUCIÓN DE LA PERCEPCIÓN-CONOCIMIENTO

El poder de la mente: hacia lo incognoscible.

El poder de los pensamientos: el arquitecto de la realidad.

El poder de la lingüística: comunicación, lenguaje y evolución.

El poder de los deseos: el albañil de la realidad.

 PARTE 4. EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA HUMANA 

CAPÍTULO VII.

EL PUENTE DE LA CREACIÓN

Conciencia: un vocablo para discernir.

Objeto de estudio: la conciencia, un puente invisible.

Evolución de la conciencia en las formas planetarias.

La conciencia humana: realidades percibidas y creadas.

Evolución de la conciencia humana.

   

 

CAPÍTULO VIII.

SABIDURÍA DE LA CONCIENCIA.

Leyes primordiales de la conciencia: la danza cósmica.

El secreto es revelado: ¿Por qué?

Ley de atracción: Amo... ¿Qué deseas?

 Ley de economía: Amo... ¿Para qué esforzarme?

 Ley de evolución: Tu destino es el cielo infinito

CAPÍTULO IX.

UNA TEORÍA INTEGRADORA DE LA EVOLUCIÓN HUMANA

Teoría integradora de la evolución humana: ¿Por qué?

Unidad de conciencia: asible por holones de conciencia.

Cómo observar los holones de conciencia.

Holones de conciencia “de formas”.

Interdependencia entre los holones de conciencia.

 CAPÍTULO X.

ESTADÍOS DE LA CONCIENCIA HUMANA

Estadíos evolutivos de la conciencia humana.

Estadío Tribal: el poder de la matriz.

Estadío Dioses de Poder: el poder de los deseos.

Estadío Egocéntrica: el poder de la mente.

Estadío Sensible: el poder de la entrega.

Estadío Integradora: el poder de la voluntad.

 

EPILOGO : UN PUNTO DE PARTIDA

Notas del lector

 

 

¿Qué motiva a los niños a asistir al colegio? ¿Qué los motiva a aprender? ¿Es posible generar contextos educativos motivadores?

Seguramente, en algún momento, los educadores nos formulamos estas preguntas, y muchas más. Hablar de motivación, tanto en adultos como en niños, no es un tema sencillo, lo sabemos.  

Qué entendemos por motivación y por qué son importantes “las motivaciones” en la vida cotidiana y, en particular, para el aprender. Podemos entender que algo nos motiva cuando nos mueve a la acción, es decir, las motivaciones nos provocan deseos para la acción. Las motivaciones son  importantes en todos los ámbitos de la vida ya que originan un estado emocional que nos provoca deseos de “movernos en alguna dirección”, alejándonos de lo displacentero –o desagradable- y acercándonos a lo placentero –o agradable-.

La motivación ha sido, y es, el motor de la historia de la humanidad. Los logros alcanzados por el Ser Humano, a través del tiempo y en los más diversos ámbitos (el arte, la ciencia, la filosofía, las luchas sociales, políticas, humanitarias y personales), se tejieron en “las motivaciones”, de hombres y mujeres, que se comprometieron hondamente con algún propósito, causa o convicción que empujó la evolución humana.

Focalizando nuestra mirada en el proceso enseñanza-aprendizaje de los niños… En el año 2012, la docente Paula Barbieri, realizó un trabajo de campo que denominó “La motivación escolar a partir de la visión sistémica del proceso enseñanza aprendizaje”; mediante encuestas a alumnos de 6º y 7º grado, exploró qué motiva a los niños a la hora de aprender. Los alumnos relevados pertenecían a dos escuelas de disímiles características. En una, la mayoría de los niños pertenecían a sistemas familiares de clase media, viejos residentes del barrio de Villa Urquiza; y en la otra, los niños provenían de familias clase media baja (de escasos recursos económicos y baja escolarización familiar) de diferentes zonas de capital y gran Buenos Aires, e incluso, muchos de los niños eran inmigrantes, o hijos de inmigrantes de países limítrofes.

Del análisis de las encuestas se obtuvieron los siguientes datos como relevantes:

  1. La mayoría de los niños entienden que asisten a la escuela para aprender.
  2. La mayoría afirma que efectivamente encuentran “que aprenden algo” en la escuela. Sin bien algunos señalan, específicamente, que “No encuentran el aprendizaje que esperan”. Un dato curioso resulta ser que a la hora de que ellos definan cómo aprenden no se encuentra la escuela como el factor más relevante, indican otros medios por los cuales aprenden (Internet, en la casa, los libros, televisión, escuchando todo, etcétera.)
  3. La mayoría de los niños tienen alguna materia que les gusta, si bien no especifican el por qué.
  4. Los niños parecen no tener claridad respecto a qué encuentran en la escuela (que no tengan fuera de ella). Sin embargo, de las respuestas (a varias de la preguntas) se puede deducir que los niños perciben a la escuela como un espacio de socialización y recreación. Muestran una clara preferencia por los amigos, actividades grupales y los recreos.
  5. A la hora de definir la importancia que tiene la escuela en sus vidas, la mayoría la asocia a “posibilidades para el futuro”. Es relevante la preocupación que sienten los niños por el futuro o un buen trabajo.
  6. La mayoría afirma definir, en conjunto con sus padres, qué estudiar (o no). Son pocos los que expresan que los padres son los quienes deciden sobre sus estudios futuros.
  7. Ningún niño siente que estar en el aula, estudiando alguna materia, sea su “momento más feliz”. Indican estar contentos (su mejor momento) en los recreos, horas libres, finalización de clases, etc.

Como resultado del trabajo indicado, la docente arriba a la conclusión de que en el sistema de enseñanza aprendizaje escolar existirían, al menos, “cinco variables motivacionales” sobre las cuales se podría actuar para modificar la dinámica del “sistema proceso enseñanza-aprendizaje de los niños”: 

  1. Deseo de aprender. Esto puede entenderse como una motivación natural en los niños.
  2. 2.     Deseo de recreación. Esta motivación está relacionada con lo anterior. Para los niños el aprendizaje está fuertemente relacionado con la posibilidad de experimentar, crear e imaginar.
  3. Deseo de sociabilizar. En el contexto actual los niños aprenden desde temprana edad, y disfrutan relacionándose con otros. Internet, la televisión y los videos juegos favorecen el aprendizaje de múltiples vínculos.
  4. Preocupación por el futuro o su posterior trabajo. Esta motivación puede encontrarse vinculada con la necesidad de logros o éxitos o seguridad que dominan las realidades sociales y culturales actuales. El impacto que la cultura tiene en esta motivación determinan que la familia y, en consecuencia los niños tengan la idea de que sólo triunfarán realizando “actividades exitosas”, hecho que a los niños los lleva a desvalorizar sus propias inquietudes naturales (por ejemplo ser antropólogo, bioquímico o matemático).
  5. Inquietudes de algún conocimiento específico. Algunos niños, desde muy pequeños,  muestran interés por algún tema o actividad. Estas preferencias si bien pueden relacionarse con el sistema familiar no siempre se debe a ello. Podríamos afirmar que algunos niños, sin mediar mayores explicaciones, nacen con algún don o preferencia.   

Al valioso aporte mencionado, quiero agregar algunas reflexiones preliminares que desarrollaré en próximas notas. Considero que existen “5 grandes ejes” sobre los cuales debemos debatir, y profundizar, para logra la preciada meta de “crear contextos educativos motivadores que potencien la evolución humana”:

  1. educar para la integración y la síntesis. 
  2. educar para despertar el creador que nos habita.
  3. educar  para la omnisciencia. ¡Basta  de tomos y tomos! Las grandes verdades son simples.
  4. educar para el desarrollo de la percepción intuitiva.
  5. educar para el correcto intercambio de la energía

Apreciados lectores, en próximos artículos donde continuaré reflexionando sobre temas que “me motivan hondamente”. Los espero…

¿Educamos a nuestros niños en el arte de desarrollar la mente y los pensamientos? ¿Sabemos nosotros, los adultos, cómo hacerlo? Al recorrer las realidades de nuestro tiempo, el sentido común nos indica que tenemos “grandes temas por resolver”. ¿Somos conscientes de que nuestros niños y jóvenes tendrán la extraordinaria responsabilidad individual y social de diseñar un destino posible para la humanidad?, ¿los estamos formando para ello?

El tema no resulta sencillo para nosotros, los adultos educadores, ciertamente no hemos sido instruidos en “la ciencia de lamente y los pensamientos”, a pesar de ello, no podemos renunciar a nuestra responsabilidad: tender un puente entre el momento actual y lo venidero.

Transitamos un cambio de paradigma, una mutación de nuestros entendimientos fundacionales: un tiempo de grandes oportunidades e impredecibles contingencias. Los sistemas educativos propician el pensar lógico racional (o paradigma cartesiano), sus orígenes se remontan a 500 años donde fuimos impulsados por la imprenta, y la consecuente masificación de la lecto-escritura, a un presente de ignotos fonemas de virtualidad, redes e interconexión planetaria. Mirando en retrospectiva, el mismo Leonardo se asombraría de los avances en la mente humana.

Los progresos en nuestra mente han acontecido, y es evidente su aceleración, más allá de que comprendamos - o no comprendamos-  cómo las fuerzas de la conciencia nos impelen a la evolución. Las evidencias por doquier: realidades planetarias, ambientales y sociales que se tornan complejas y en apariencia inasibles; progresos tecnológicos inusitados, etcétera.

Me pregunto:  ¿Por qué si hace más de 100 años el saber científico constató que “todo es energía”, la ciencia, la tecnología y las relaciones humanas actuales no responden a este saber comprobado? ¿Cómo sería educar a nuestros niños en el paradigma “todo es energía”? Es frecuente que alguien le responda a otro: “eso no es lógico” o “eso no es racional” o “la lógica me indica…”. Sin embargo, resulta improbable que alguien dijera:“este intercambio de energía es desequilibrado” o “detente, no interfieras con mi energía” o “cómo debemos intercambiar o invertir o consumir o acumular la energía” o “la frecuencia vibratoria de esa energía no me resulta afín”.

Para percibir, comprender y experimentar “el paradigma de la energía” debemos desarrollar, de manera inteligente, nuestras facultades mentales. Como Alicia en el País de las Maravillas, la evolución nos arrojó a una colosal mutación de nuestros entendimientos del mundo. Los avances en el conocimiento científico acontecen (y acontecerán) acunados en la mente humana.

En este ciclo de la vida planetaria (llamado por algunos Nueva Era), es necesario y posible para los humanos ampliar, profundizar e integrar, de manera inteligente, los siguientes  “procesos de la mente”:

  • Intuiciones –pensar intuitivo-;
  • ideas y conceptos- o pensar abstracto-;
  • metodologías, normas, procedimientos –pensar lógico-racional-;
  • técnicas y prácticas  -pensar práctico-
  • hábitos y respuestas instintivas –pensar instintivo- .

El desafío que se nos presenta es: cómo educar (y educarnos) en el desarrollo de habilidades de los “procesos de la mente”. Tal cometido nos exhortará a abrazar “la ciencia de la mente y los pensamientos” como una disciplina que atraviese los contenidos curriculares.

En esta nota, sucintamente, presenté  la problemática y enuncié los  procesos de la mente, en la  próxima me referiré específicamente a cómo evolucionar en el arte de pensar. Los  espero.

© Margarita Llada, El poder creador de la conciencia. Una teoría integradora de la evolución humana, editorial Dunken, 2013. 

Con la reciente asunción (por cierto, ¿deberíamos decir ascensión?) “austera” y “bien diseñada” del nuevo Rey de España y la reina consorte –ex periodista-, mucho se dice…

Mirando –y escuchando atentamente- un programa de TV donde exponía “un prestigioso abogado especialista en monarquías”, digo con total honestidad, casi me convencí que para resolver la corrupción, concentración de poderes en las democracias, y las inestabilidades políticas, y tantos otros males de  nuestro tiempo,  debíamos “pensar seriamente en sistemas de gobiernos monárquicos democráticos”. Me dije, retomando algunas ideas de eméritos pensadores del siglo XIX: ¿Dónde podremos conseguir una monarquía para la Argentina?

Dejando de lado la ironía y los impulsos emocionales, me parecen propicias algunas reflexiones sobre el estadío de conciencia Dioses de Poder; les comparto algunos discernimientos que expongo en el libro “El poder creador de la conciencia: Una teoría integradora de la evolución humana”…

“En este estadío, la fuerza de la conciencia empuja la energía de manera atractiva y repulsiva –en dos direcciones simultáneamente– y reteniendo la energía en la tensión polar. La realidad se percibe, conoce y experimenta de manera polarizada: nosotros y ustedes, amos y siervos, dominados y dominadores.”

“La Edad Media, un extenso trecho de la historia humana, estancada en la “tensión polar” del estadío de conciencia los Dioses de Poder: inexplicables Cruzadas, luchas entre reinados, pactos palaciegos, intrigas familiares, oscurantismo, poder absoluto, dogmas únicos. Eventos que resultan inentendibles, sin develar lo genuino: los arrolladores deseos de conquista, dominio y sometimiento.”

“La polarización social medieval se tejió en una compleja, arbitraria e impredecible estratificación de las relaciones de dominio y sometimiento: los siervos y los vasallos. Los siervos, o campesinos unidos a la tierra, subsisten fusionados al Feudo y a los señores feudales por intermedio de llamativos “institutos jurídicos”: la servidumbre; la concesión, a algún vasallo, de tierras en fiducia–el Feudo–; las relaciones de vasallaje.”

“La fusión de Feudos, el reparto de los territorios “conquistados”, las relaciones de vasallaje y el pago de “servicios al soberano” confluyen en “la idea” territorio-dominio-título nobiliario: Monarquía (los reyes), Principados (los príncipes), Condados (los condes), Ducados (los duques), Baronía (los barones), etcétera.”

No sólo en la Edad Media, una rauda mirada sobre notorias personalidades y gobiernos de nuestro tiempo, nos confirmaría: actualmente, la organización social sustentada en “la idea” territorio-dominio-título nobiliario persiste; sus privilegios y protagonismo –dominio– resultan innegables en lo político, económico, jurídico, social. ¿Por qué persisten?

Dijimos que “la motivación” del estadío de conciencia actual es el precedente. En nuestros días transitamos, colectivamente, por el estadío de conciencia Egocéntrica. Observemos algunos tópicos que refrendan las vividas “motivaciones de dominio” que subyacen en él:

  • En dichos populares: “es tratado como un Rey, o como una Reina”; “es el Rey de la palabra, o la pizza, o el barrio”; “se comporta como un Duque”; etcétera.

  • En los imaginarios sociales, los medios de comunicación entronan a jugadores, artísticas y “personalidades” otorgándoles títulos nobiliarios: “el rey de tal o cual destreza”.

  • En las narraciones infantiles, finales de “historias” y publicidad: “las princesas y los príncipes” evocan inconscientes aspiraciones colectivas. ¿Quién no quisiera ser “un rey”, “una princesa” o simplemente tener algún antepasado “noble”? Quizás, en el entusiasmo, nuestro entendimiento se nubla: todo título nobiliario implica necesariamente un territorio-dominio y relaciones polarizadas; todo dominador tiene dominados, toda nobleza tiene siervos, etcétera.

  • Los extraordinarios progresos científicos y tecnológicos  resultan prestamente utilizados para marcar territorios, privilegios o dominios de algún tipo.

  • La cuestión del “poder” o “los poderosos” es el tópico que recalienta los interminables e irresolubles conflictos sociales, políticos y económicos; y al mismo tiempo, la panacea de quienes pretenden algún “ascenso social”. 

Firma de ejemplares en la Feria del Libro 2015, con mensaje personalizados por la autora.

"El Poder Creador de la Conciencia. Una teoría integradora de la evolución humana" Margarita LLada

STAND 823, Pabellón VERDE, de Editorial DUNKEN. Martes 5 de mayo a las 19:00hs.

Martes, 22 Abril 2014 18:42

Conciencia y mitos

Una tipificación de los mitos podría ser:

  • Los mitos cosmológicos, que narran cómo y en qué circunstancias, ciertas fuerzas extraordinarias -o Seres sobrenaturales- crearon el Mundo.
  • Los mitos escatológicos, que refieren a cómo y en qué circunstancias, ciertas fuerzas extraordinarias pondrían fin a los tiempos.
  • Los mitos de iniciación –o el viaje del héroe-, que narran travesías donde algún humano experimentará prolongadas, riesgosas y azarosas circunstancias, mediante las cuales adquirirá algún resistido entendimiento, destreza o logro.
  • Los mitos de “la memoria y el olvido”, popularizados por los filósofos griegos, donde el castigo de los Dioses sobreviene como “el olvido” –que sufrimos al nacer-, respecto de nuestro origen y/o de nuestra historia milenaria. El “trofeo del héroe”:  recuperar la memoria de todo lo que fue, es y será[1].

Por otra parte, el mito es una experiencia intransferible. Al sumergirme en las narraciones míticas, experimenté (con prescindencia del relato, la cultura o las circunstancias) cómo la energía subyacente se organizaba. En la mayoría, identifiqué -con nitidez-, tres momentos:

  1. Algún momento donde los humanos quedan sumergidos, arrasados, atrapados, impotentes o encandilados en alguna circunstancia. Estas experiencias se corresponderían con las fuerzas organizadoras de la ley de economía.
  2. Algún momento donde los humanos resultan empujados, impelidos o eyectados a determinas experiencias. Esta instancia se correspondería con las fuerzas organizadoras de la ley de atracción.[2]
  3. Algún momento donde los humanos, con el auxilio de fuerzas extraordinarias –o divinas-, superan los obstáculos u obtienen los favores solicitados. En las narraciones, esta es la instancia donde “el mito se confirma a sí mismo”.Estas experiencias se corresponderían con las fuerzas organizadoras de la ley de integración y síntesis (o ley de evolución).

Tal como en los ciclos de las formas, lo esencialmente mítico acontece en un suceder de definidas y consecutivas etapas: nacimiento, limitación, expansión; confrontación y liberación[3].

La arqueología mitológica se nos re-leva con el progreso en conciencia. En algún punto, lo simbólico es despojado del “velo interpretativo” he impelido a confesar los convenientes “significantes”.

Quizás un progreso, donde lo humano desarrope, mediante el filosofar, los potentes e invisibles entramados mitológicos. Como apuntaba Friedrich Nietzshe: “Las épocas en las que aparece el filósofo son épocas de gran peligro. Entonces, cuando la rueda corre cada vez más rápido, ellos y el arte ocupan el lugar del mito que desaparece”.[4]

 

© Margarita Llada, El poder creador de la conciencia. Una teoría integradora de la evolución humana, editorial Dunken, 2013. 

[1] PLATÓN, “Teoría de la reminiscencia” presente en los mitos: de las cavernas y del carro alado.

[2] Nota: Ante tales experiencias, dos caminos son posibles: la resistencia a la transformación, con lo cual se retorna al momento 1; el despliegue de ignoradas destrezas, con lo cual se avanza al momento 3.

[3] MARGARITA LLADA. El poder creador de la conciencia. Una teoría integradora de la evolución humana. Editorial Dunken, 2013. Subtítulo: Etapas vitales de las formas: instancias.

[4] FRIEDRICH NIETZSHE, Escrito póstumo Nro. 997. Verano 1872 a fin de 1874. 

Martes, 22 Abril 2014 02:37

EL PODER SIMBÓLICO DE LOS MITOS.

 “Un pueblo que se hace conciente de sus peligros produce el genio”[1]

En el entramando profundo de las sociedades y culturas, los mitos tejen una resistente trama de subjetividades. No sólo en la antigüedad, como pareciera sugerir la frondosa referencia “a lo mitológico” en nuestro tiempo.

Las aspiraciones que perseguimos, en lo cotidiano, están azuzadas por “mitos”. Los medios de difusión, la educación, los imaginarios sociales -en todos los ámbitos-, asumen determinadas “narraciones” con fuerza simbólica cargadas de significantes que marcan el ritmo de nuestras vidas: las metas de realización, el horizonte al cual dirigirse, qué se debe “ser” -o “no ser”- o cómo “estar” -o “no estar”- en el mundo.

Indaguemos, ¿qué  “ídolos” sacralizamos en el Siglo XXI? ¿Qué entendemos por realización -obviamente, llamada éxito- en nuestra cultura?. A modo de prueba, preguntemos a nuestros niños: “¿Qué quisieras ser, cuando seas “grande”?” o “¿por qué, o para qué, estudias?” 

Sábado, 31 Agosto 2013 20:30

El Poder Creador de la Conciencia

El Poder Creador de la Conciencia. Subtítulo: Una Teoría Integradora de la Evolución Humana.

304 Páginas. Género: Filosofía y Ciencia. Autora: Margarita Llada.

En un lenguaje creativo y creador, la obra nos arroja a los, aún, inexplorados territorios de la conciencia, empuja a despertar latentes potencialidades humanas e invita a descubrir "cómo creamos lo que creamos”

El Poder Creador de la Conciencia teoriza sobre "la conciencia". Sostiene que “la conciencia” es una entidad autónoma y subjetiva y que, en esta etapa evolutiva de la  Humanidad, puede ser estudiada científicamente.

Tomando a la conciencia como "objeto de estudio", la autora esboza una Teoría Integradora de la evolución humana que desarrolla el paradigma inaugural: "todo es energía organizado de manera holográfica, mediante infinidad de holones de conciencia, que fluyen en una única totalidad: la conciencia".

Percibir, comprender y experimentar la vida humana como energía organizada por la conciencia nos arrojará a excepcionales retos evolutivos.

Dirigida a quienes buscan “una visión integradora” de las potencialidades humanas. Una ocasión para “re-crear” la filosofía, la política, la economía, la sociología, la psicología, la educación, la medicina, en suma, “el conocimiento humano”. 

Conozca un poco más:

INDICE DEL LIBRO 

Video PRESENTACIÓN DEL PODER CREADOR DE LA CONCIENCIA

 

Puedes  adquirir el libro por la web o en las siguientes librerías:

Librerías

Dirección y contacto

CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES

CÚSPIDE

EN TODA LA CADENA www.cuspide.com.ar

EDITORIAL DUNKEN

Ayacucho 357 - CABA (11) 4954-7700 líneas rotativas www.dunken.com.ar

LIBRERIA AVILA

Alsina   500 - Capital Federal - Buenos Aires

LIBRERIA FEDRO

Carlos Calvo  578 - Capital Federal - Buenos Aires

PRASHANTI

J.L. Borges 1844 Tel. 011-4831-8045. Palermo Soho. Buenos Aires

DE LA MANCHA Av. Corrientes 1888 Tel 011-4372-0189. Centro. Buenos Aires

VIVE LEYENDO

Sarmiento 1832 - Capital Federal (1044) - Centro. Buenos Aires

INTERIOR DEL PAÍS

LIBRERÍA ROSS

Córdoba 1347 - Rosario (2000) - Santa Fé. Argentina

FRAY MOCHO

Belgrano 2877 (7600) Mar del Plata. Pcia de Buenos Aires. Argentina Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. .

SOLICITELO DESDE CUALQUIER PARTE DEL MUNDO

AMAZON.COM

www.amazon.com

Envíos al INTERIOR DE PAÍS

Por favor completar FORMULARIO para acordar pago y entrega

 Para adquirir el libro, complete el siguiente FORMULARIO:

Domingo, 01 Septiembre 2013 07:07

Lo simbólico: un entramado misterioso

Interpretar y responder a lo simbólico pertenece a la naturaleza humana.

El hombre de todos los tiempos indagó sobre lo impenetrable. Desde la antigüedad, lo explicó simbolizando. Mediante iconografías, monumentos, símbolos, relatos, leyendas o mitos intentó asir lo inasible, representar lo vivido, resguardar secretos, convocar a fuerzas invisibles.

No sólo en la antigüedad. Las construcciones de nuestro tiempo están plagadas de comunicaciones simbólicas: los  símbolos patrios, los escudos de diversas organizaciones, las catedrales, las monedas.

El dólar, claro exponente de esta Civilización, es evidencia contundente de cómo lo simbólico nos atraviesa. Observando foráneas imágenes y extrañas coincidencias en la moneda americana cabe preguntarnos ¿qué relación existe entre los fundadores de Estados Unidos y los antiguos sabios egipcios? ¿Por qué el dólar tiene la “Pirámide con el Ojo que todo lo ve”? ¿El ojo corresponderá al dios egipcio Horus? ¿Por qué el número 13 se encuentra tantas veces en los diversos elementos: hojas de olivo, pisos de las pirámides, estrellas sobre el águila, rayas del escudo, etcétera?

Martes, 04 Junio 2013 04:38

Entrevista a Margarita sobre su obra

Periodista- Lo primero que impacta es el título del libro. Cuando me encontré con la obra en Internet me sonó “muy fuerte”: ¿Por qué ha elegido usted ese título? ¿Qué significa, en el contexto de la obra, específicamente, la “conciencia”?

Margarita- Sí tiene usted razón, a mí también me suena fuerte El poder creador de la conciencia. Elegir el titulo de una obra no es tarea sencilla y mucho menos cuando se tratan temas que resuenan en diversos ámbitos con distintas acepciones. Pero se llega a una instancia donde uno tiene convicción respecto de que ese es el único título posible, o al menos, esto es lo que me ha sucedido. Mi elección terminó siendo una convicción. Ningún otro factor incidió en su designación. Sé que actualmente, y más en aquellas obras que emergen desde los estadíos de conciencia egocéntrica, los títulos suelen elegirse por razones de marketing –o venta- o conveniencia histórica o cultural u otras motivaciones. 
La obra podría haberse llamado “Las fuerzas creadoras de la conciencia” o “la conciencia creadora”, sin embargo, asumí el riesgo de incluir la tres ideas centrales en las cuales se sustenta “la teoría integradora de la evolución humana” que presento: Poder + Creador + Conciencia. 
Qué es el poder lo explicito en la obra, muy sucintamente: la fuerza que aplicada en una dirección es capaz de alcanzar un propósito.
Por qué creador, de manera sencilla, debido a que toda Vida y objetos conocidos en el planeta han sido creados por la conciencia. Desde una piedra hasta el complejo sistema humano, o desde prender el fuego por fricción hasta los increíbles avances tecnológicos o desde el primer sonido a los complejos sistemas lingüísticos y jurídicos de nuestro tiempo. Esto se revela en el entramado de la obra. 
Y finalmente, conciencia por qué remontándome a antiguos conocimientos no encontré mejor denominación para representar a esas fuerzas inteligentes que transforman la energía en todas las realidades existentes. Sabía que el tema presentaría dificultades dado que el vocablo conciencia ha tomado diversos significantes, lo cual me ocupo de tratar en la obra. 

Periodista- Actualmente existen muchas obras que se refieren al Poder de la mente, los deseos, la palabra, la intención, etcétera. ¿Qué relación tendrían estas expresiones con su obra? Obviamente, si la tienen. 

Margarita – Es cierto, existen muchas libros que desarrollan el tema del Poder desde diversos entendimientos, no me corresponde opinar sobre otras obras, pero si podemos observar que la cuestión del poder es un tema de enorme actualidad que atraviesa la vida humana y a mi entender la vida del Universo. Lo que sí puedo decirle es que el poder de la mente, de los deseos, de la intención, la palabra, etcétera existen y ellos se expanden a medida que las fuerzas de la conciencia los empujan a la evolución.

P- ¿A qué fuerzas de la conciencia se refiere?

M - Específicamente, con los avances actuales y sin darnos cuenta hemos descifrado cómo operan las fuerzas de la evolución. Sostengo que existen 3 Leyes Primordiales de la Conciencia a partir de las cuales se derivan otras. Estás 3 Leyes se comprenden al estudiar el campo cuántico, los átomos y la super molécula ADN. Estás leyes atraviesan todas las manifestaciones de la energía: La ley de Economía, la Ley de atracción y la Ley de Integración y Síntesis (o de Evolución). Como apreciará estamos en un momento extraordinario: podemos comprender científicamente cómo se crea la realidad y ella se despliega ante nosotros.

P - Entonces, si la Conciencia es la empuja a la realidad, ¿qué aplicación práctica tendría esta teoría?

M - Mi apreciación es que aún tenemos un largo trecho para producir este cambio tan radical en nuestras suposiciones fundacionales del mundo, un tema sobre el cual  intento alertar al lector y de alguna manera, también, empujar los límites de sus paradigmas. 

P- ¿Cómo sugiere usted encarar el aprendizaje de este paradigma de la conciencia moldeando la energía de todas nuestras realidades?

M- En realidad la cuestión no me preocupa, dado que las fuerzas de la conciencia ya están pujando en muchos individuos, grupos y la conciencia colectiva de la humanidad. Por ejemplo, muchas personas hoy hablan de energía, de conciencia, del bien común, del cuidado del planeta, y ciento de etcéteras... Esto es evidencia contundente de la emergencia de estadíos de conciencia más evolucionados. Con lo cual sostengo que la propia sabiduría de la conciencia está creando las condiciones para su aprendizaje.

P - ¿A quienes dirige su obra? o ¿Quienes podrían beneficiarse con el estudio de esta Teoría?

M- Desde mi experiencia, los libros siempre han llegado a mí en el momento oportuno. Supongo que el Poder Creador de la Conciencia llegará a las manos de  quienes estén buscando  "una visión integradora" de las potencialidades humanas, personas con distintas formaciones: filósofos, políticos, economistas, juristas, psicólogos, educadores, médicos.. en suma, a quienes tenga la extraña sensación de que las teorías vigentes no resultan suficientes

Consulta listado de librerías AQUÍ

Para adquirir el libro, complete el siguiente formulario:


 

 

 

 

Página 1 de 2

Eventos

Mayo 2017
D L M X J V S
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Seguinos en la red...

Lectura y Debate sobre Concienciosofía

Invitación a LECTURA Y DEBATE

Próximos eventos

Sin eventos

Libro El poder creador de la conciencia

Acceso