Jueves, 19 Junio 2014 02:04

Felipe VI, Dioses de Poder estilo “nueva era” Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Con la reciente asunción (por cierto, ¿deberíamos decir ascensión?) “austera” y “bien diseñada” del nuevo Rey de España y la reina consorte –ex periodista-, mucho se dice…

Mirando –y escuchando atentamente- un programa de TV donde exponía “un prestigioso abogado especialista en monarquías”, digo con total honestidad, casi me convencí que para resolver la corrupción, concentración de poderes en las democracias, y las inestabilidades políticas, y tantos otros males de  nuestro tiempo,  debíamos “pensar seriamente en sistemas de gobiernos monárquicos democráticos”. Me dije, retomando algunas ideas de eméritos pensadores del siglo XIX: ¿Dónde podremos conseguir una monarquía para la Argentina?

Dejando de lado la ironía y los impulsos emocionales, me parecen propicias algunas reflexiones sobre el estadío de conciencia Dioses de Poder; les comparto algunos discernimientos que expongo en el libro “El poder creador de la conciencia: Una teoría integradora de la evolución humana”…

“En este estadío, la fuerza de la conciencia empuja la energía de manera atractiva y repulsiva –en dos direcciones simultáneamente– y reteniendo la energía en la tensión polar. La realidad se percibe, conoce y experimenta de manera polarizada: nosotros y ustedes, amos y siervos, dominados y dominadores.”

“La Edad Media, un extenso trecho de la historia humana, estancada en la “tensión polar” del estadío de conciencia los Dioses de Poder: inexplicables Cruzadas, luchas entre reinados, pactos palaciegos, intrigas familiares, oscurantismo, poder absoluto, dogmas únicos. Eventos que resultan inentendibles, sin develar lo genuino: los arrolladores deseos de conquista, dominio y sometimiento.”

“La polarización social medieval se tejió en una compleja, arbitraria e impredecible estratificación de las relaciones de dominio y sometimiento: los siervos y los vasallos. Los siervos, o campesinos unidos a la tierra, subsisten fusionados al Feudo y a los señores feudales por intermedio de llamativos “institutos jurídicos”: la servidumbre; la concesión, a algún vasallo, de tierras en fiducia–el Feudo–; las relaciones de vasallaje.”

“La fusión de Feudos, el reparto de los territorios “conquistados”, las relaciones de vasallaje y el pago de “servicios al soberano” confluyen en “la idea” territorio-dominio-título nobiliario: Monarquía (los reyes), Principados (los príncipes), Condados (los condes), Ducados (los duques), Baronía (los barones), etcétera.”

No sólo en la Edad Media, una rauda mirada sobre notorias personalidades y gobiernos de nuestro tiempo, nos confirmaría: actualmente, la organización social sustentada en “la idea” territorio-dominio-título nobiliario persiste; sus privilegios y protagonismo –dominio– resultan innegables en lo político, económico, jurídico, social. ¿Por qué persisten?

Dijimos que “la motivación” del estadío de conciencia actual es el precedente. En nuestros días transitamos, colectivamente, por el estadío de conciencia Egocéntrica. Observemos algunos tópicos que refrendan las vividas “motivaciones de dominio” que subyacen en él:

  • En dichos populares: “es tratado como un Rey, o como una Reina”; “es el Rey de la palabra, o la pizza, o el barrio”; “se comporta como un Duque”; etcétera.

  • En los imaginarios sociales, los medios de comunicación entronan a jugadores, artísticas y “personalidades” otorgándoles títulos nobiliarios: “el rey de tal o cual destreza”.

  • En las narraciones infantiles, finales de “historias” y publicidad: “las princesas y los príncipes” evocan inconscientes aspiraciones colectivas. ¿Quién no quisiera ser “un rey”, “una princesa” o simplemente tener algún antepasado “noble”? Quizás, en el entusiasmo, nuestro entendimiento se nubla: todo título nobiliario implica necesariamente un territorio-dominio y relaciones polarizadas; todo dominador tiene dominados, toda nobleza tiene siervos, etcétera.

  • Los extraordinarios progresos científicos y tecnológicos  resultan prestamente utilizados para marcar territorios, privilegios o dominios de algún tipo.

  • La cuestión del “poder” o “los poderosos” es el tópico que recalienta los interminables e irresolubles conflictos sociales, políticos y económicos; y al mismo tiempo, la panacea de quienes pretenden algún “ascenso social”. 

Visto 904 veces
Margarita Llada

Guía en evolución de la conciencia. Contadora Pública (UBA). Se formó en Sistémica, Matemática, Economía,Ciencias Jurídicas, Psicología, Filosofía, Astrología y Yoga. Se desempeño como: Asesora de Entidades Bancarias; coordinadora de programas de PNUD, docente de la UBA (Facultad de Ciencias Económicas) y del Instituto de Ciencias Empresariales y Ambientales (ISCEA). Consultora en Desarrollo Sustentable y Sistemas Socio-Económicos Integradores. Actualmente, se dedica a la producción literaria , enseñanza y asesoría.

Inicia sesión para enviar comentarios

Eventos

Mayo 2017
D L M X J V S
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Seguinos en la red...

Lectura y Debate sobre Concienciosofía

Invitación a LECTURA Y DEBATE

Próximos eventos

Sin eventos

Libro El poder creador de la conciencia

Acceso